sábado, 9 de septiembre de 2017

¡De vuelta tras un verano de mierda!

La temporada estival (y el resto del año, también) en Barcelona suelen ser una porquería. Pero este año los ataques islamofascista perpetrado en Las Ramblas y en Cambrils nos han dejado un poso de mierda un poco más espeso del que acostumbramos a comernos.Y si eso fuera poco los folclonazis prucesistas siguen a la suya, Raca, Raca, vayan Uds. a saber lo que toman... Pero la vida sigue, o eso dicen.

En todos los barrios de esta putrefacta ciudad llevamos muchos años sufriendo el acoso del capitalismo más salvaje (¡Gracias por ser unos de los pioneros, Maragall! Pero es verdad que el pobrecito ya no se acuerda de nada. Y como dicen "que Ada Colau lo arreglará todo", ¿somos giles, o qué?) Todo se traduce en dejar hacer todo lo que está al alcance de esos malnacidos para que tengamos que vivir entre jaleos y juergas perpetuas, pasotismo policial ante el narcotráfico, pisos turísticos, violencia callejera, mobbing inmobiliario, hoteles hasta debajo de las piedras, patinadores locos... Un puto asco:


A raíz de todo esto echa a volar la ASAMBLEA RAVAL NO RESIGNADO.*

(*Redisené el texto del logotipo expresamente par este bloj porque no estoy dispuesto a difundir ABSOLUTAMENTE NADA MÍO en dialecto regional y subvencionado.)

Nótese, para los que no están en la pomada, que para los especuladores inmobiliarios a los que vivimos en los edificios que ellos codician, somos conocidos en su jerga como "ratas". Y a "las ratas" hay echarlas.


 Vistas de la primera de recogida de firmas llevada a cabo el 9 de septiembre de 2017.

He aquí el el enlace feisbuk de la asamblea.